Hotel Regency Rambla // Ubicación: Carrasco, Montevideo / Superficie: 1711 m2 / Programa: Hotel / Año: 2011

Como todo hotel, Regency Rambla se concibe para satisfacer las demandas de un sector determinado de la ciudad y nace de la estricta necesidad de generar alojamiento para un usuario específico. Formulado para un público joven y localizado en uno de los puntos más valorizados de la capital, el edificio eleva su estructura frente a la espectacular Rambla montevideana a corta distancia del centro de Carrasco. Dicho factor, referente a su emplazamiento, servirá de punto de partida y fundamento para el trazado del proyecto. El barrio, conocido por su carácter residencial, sus espacios verdes y sus construcciones bajas, repercute en un edificio tan solo cuatro niveles; a la vez que saca provecho de los retiros para acomodar espacios ajardinados y jugar con una volumetría más libre. Sin dejar por el camino una expresión acorde a un programa de esta naturaleza. El entorno inmediato en combinación con su imagen contemporánea y diseño trendy hacen de esta construcción una interesante y original propuesta dentro del rubro hotelero. El alzado principal hace uso de grandes superficies vidriadas que buscan privilegiar las vistas. El resultado final expone un esquema de fachadas sencillo y hace poco uso de recursos ornamentales, su foco se halla puesto sobre la mezcla de materiales, texturas, colores y formas. Por dentro las plantas se organizan para lograr un balance entre el correcto funcionamiento de la edificación y una buena conexión con el exterior. El mar, el asoleamiento y la espacialidad son puntos cuidadosamente trabajados en este proyecto. Se trata de un hotel chico, treinta habitaciones que miran al frente o al jardín. En planta baja, semienterrada, doce lugares de estacionamiento, recepción, desayunador y piscina exterior. Los tres niveles superiores distribuyen cómodas habitaciones de varios tipos, tamaños y con una serie de posibilidades para su uso. El proyecto es flexible, cuenta con la capacidad de adaptarse a diversos usuarios. Es la sumatoria de cualidades que hacen del hotel un buen complemento para la creciente oferta de servicios y emprendimientos gastronómicos y comerciales de la zona.